jueves, 7 de octubre de 2010

Andrés

Dicen que existe la telepatía, yo no sé qué tan cierto sea, sólo recuerdo con mucho cariño un post que escribiste creo que para mí; mi sello maya es la noche, yo soy la noche, quizás por eso en la oscuridad y en la penumbra sale a relucir mi poder, las palabras no se enredan, declaro y conjuro las realidades secretas, develo miradas y transgredo el tiempo.
Escribo este post, para decir algo muy sencillo: me acordé de ti. De los muchos amigos que he tenido es contigo con quien he podido hablar cosas tan interesantes, además perteneces al reducido grupo que me escuchaba (leía) con atención. En el fondo (nunca te lo dije por orgullo) te admiraba. Me gustaba la forma tan honesta que hablabas de tus amores, la sensibilidad que le ponías a tu mundo, ese pequeño aire etéreo que le dabas a tu vida. Gracias por eso, por la luz, por el cariño, por el agua y sobre todo por las alas.
A veces siento que no doy lo suficiente, pierdo mucho y me equivoco con frecuencia. Sin embargo, sufro de un mal de muchos pocos, sufro de orgullo crónico, jamás pediré disculpas, nunca diré las cosas a tiempo y lo que más me ha pesado en la vida, me contengo a la hora de dar las gracias, de decir palabras de cariño y no es más que la distancia sino lo que me motiva a deletrear en cada segundo del aire el significado de la distancia.
En mi cabeza, hoy, suenan como truenos o como el mismo ritmo cardíaco, o mejor dicho, como el eco de un sonido emitido hace meses, recuerdos de ti. Poco podemos hablar, mi esposa la universidad de lo cual quizás algún día te cuente, me tiene bastante ataread@. No he sabido nada de ti, voy a meterme a msn a ver si te encuentro, espero estés bien, espero tu casa sea más hermosa que nunca y que tu pasión por las cosas pequeñas no muera.
Dejemos que pase el tiempo, que el alma se entinte, la serenidad se empolve, dejemos que el océano desenvuelva de los rugidos de la olas el último lloriqueo de la memoria porque quizás y a lo mejor, es en esas tormentas eléctricas donde lo insignificante cobra sentido, el pasado se vuelve ley y la levedad se torna relevante.

3 comentarios:

foton dijo...

Fijate que en esto de los blogs. Una vez nos percatamos una amiga y yo, que nos escribiamos en nuestros respectivos blogs sin saber el uno del otro.

Hasta que un dia ella me pregunto directamente por telefono si en la blogesfera era yo Foton. Imaginate !! mi sorpresa.

Se percato por como expresaba mis ideas. Yo tambien andaba sospechando algo de ella. Pero ya tu sabes como son Uds. las mujeres. Me refiero a la "cosquillita de la duda"...para Uds es simplemente insoportable...jaja

Un abrazo.

ALA_STRANGE dijo...

Dejemos que pase el tiempo, que el alma se entinte, la serenidad se empolve, dejemos que el océano desenvuelva de los rugidos de la olas el último lloriqueo de la memoria porque quizás y a lo mejor, es en esas tormentas eléctricas donde lo insignificante cobra sentido, el pasado se vuelve ley y la levedad se torna relevante. "

que poetico!!!!

ClothoBoBardi dijo...

Te equivocas en una cosa. Vicky, tú das mucho, SIEMPRE. Adoro la sensibilidad de tus entradas y de tus comentarios. Detrás de ellos se ve dedicación y mucho, mucho cariño. O al menos, eso es lo que siento cuando te leo. Me siento arropada, mimada por tus palabras. Es un auténtico placer leerte.

Un abrazooOOO inmensooO!!
MMUUAAA!! :-)

http://clothobobardi.wordpress.com/