viernes, 10 de julio de 2015

Eduarda



El azul del cielo se confundía con la oscuridad de las hojas. Cuando observó el primer rayo de luz, un corrientazo le recorrió el cuerpo. Era un hilo de oro sobre la hierba. Vio su reflejo mientras bebía de una fuente y descubrió que era un pájaro. Nubes amarillas brillaban  en el oriente.

El disco dorado se levantó majestuoso y bostezó un amanecer. El pajarito copetón ansioso, agitó fuerte sus alas y voló con todas sus fuerzas hacia los cerros de la ciudad. Conoció el olor del smog, el caos de las calles, los amantes que hacen el amor en los parques, el rugido de Bogotá y una viuda con aretes de alejandras que visitaba a sus sobrinas.

Cuando llegó a la cima de Monserrate se sintió decepcionado y agotado. El cielo estaba rojo como si fuera la sangre de un amante muerto. La oscura soledad se acompañó de estrellas. Y los universitarios, seres desconsiderados, se iluminaban con el brillo de los ojos recostados al lado de la carretera.

Entre rancheras los borrachos oyeron un ave cantar a grito herido hasta la madrugada. Alcoholizado, Felipe rompió en llanto y brindó por una novia que había muerto de un paro mientras elevaba cometas en agosto.

La mañana siguiente Eduarda, una pequeña que iba al jardín, notó un copetón tendido en el suelo.Su madre la jaló de la manga.

La niña nunca olvidó la imagen. Aprendió que uno también se puede enamorar del sol.

...A Lalita, descansa en paz...

13 comentarios:

Abril Sampere dijo...

Vicky, me ha llegado mucho tu relato, besos

Vicky dijo...

Gracias por leer Abril. Un abrazo.

Garsil dijo...

Buenas tardes... Ironía del color y la oscuridad,
simplemente sonidos congelados.
Gracias por la visita.

CrisC dijo...

Me recordó "El rin del angelito" en la interpretación de Inti-Illimani. Supongo que Lalita ha vivido bien, Vicky.

CrisC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vicky dijo...

CrisC, Lalita vivió muy bien. Fue amada y gozó de prosperidad; sin embargo, poco supo de lo que era ser amada como madre. Un abrazo.

Luz dijo...

Un texto hermoso, lleno de imágenes poéticas bellísimas... En todos tus escritos siempre hay un aura inconfundible. Gracias por regalarnos estas joyas. Un abrazo.

Vicky dijo...

Agradezco mucho aprecies el texto. Yo también aprecio tus letras, tus fotos y dibujos. Siempre bienvenida Luz.

Ktaná dijo...

me dió mucha pena tu escrito .me han tocado muchas muertes a mi alrededor , de seres queridos y algunos mas desamparados que otros

Vicky dijo...

Ktaná, lo último que quisiera es producirte pena. Mira que la vida es como la muerte del pajarito y el brillo del sol, muere el cuerpo y brillan las estrellas. Se disuelve la identidad y persiste lo universal. Un abrazo grande.

Vicky dijo...

Garsil, se congelan los sonidos y con ellos los momentos que ya no serán.

L u z C a r o b a dijo...

Te echamos de menos. Un fortísimo abrazo, amiga.

Vicky dijo...

Luz Caroba, lamento ausentarme de esa forma. Septiembre para mí es crítico, todo se me cruzó y me fue imposible publicar hasta hace poco que por fin pude completar el insípido post de Lolita.