domingo, 22 de julio de 2012

La esfera oculta

Antes de llegar a la esfera de luz, en el árbol de la vida hay una esfera, es oculta generalmente en las representaciones. Tiende a pintarse de color negro. Creo que todos tenemos un lado oscuro, no necesariamente perverso, pero generalmente divertido. Estos días particularmente me he dado cuenta que mi lado taciturno, ambiguo y poco confiable suele ser el que más disfruto. Es como si me salieran dientes y me volviera un ser nocturno, con poder, con deseos, con mucha fuerza, demasiada para mi gusto.

Hay días en los que creo que nos domestican en exceso, al punto de hacer la paz un sinónimo de "pasividad". Si los instintos y la fuerza primaria fuesen vistos con el doble de inocencia, a lo mejor nuestra sociedad lograría comprender que son parte de las fuerzas modeladoras de la vida ¿no es acaso la concepción de un hijo o una hija, una guerra que termina en la muerte y finaliza en la resurrección de los dos cuerpos? ¿No es acaso el universo lo suficiente maravilloso para transformar la fuerza bruta en vida?

3 comentarios:

Elena P.G. dijo...

No sabía lo de las esferas en el árbol de la vida: me descubres tantas cosas bellas, Vicky.
Es preciosa esa forma de hablar de un tipo de amor, que tras la muerte trae la resurrección.
¡Que la poesía siempre te acompañe, Vicky!!!

Garsil dijo...

Buenas tardes... Esa oscuridad,
fuera para liberar fuerzas externas,
evitar intereses mezquinos,
sea el compromiso de la sociedad,
limpia justicia social,
libre de individualistas,
en generar la confianza.
Gracias

ClothoBoBardi dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Muchas veces parece que se nos obliga a renegar de los instintos. Supongo que hay que encontrar un equilibro. Pienso en el yin y el yang. Un abrazo.