sábado, 11 de agosto de 2012

Shhhhh

Tus tristezas, tus penas, tus frustraciones... Todo eso es un secreto que guardas en lo más profundo de tu corazón. Ni siquiera sabes su origen, pero lo guardas. Algunas veces los entierras en tu cuerpo y surgen las enfermedades, los guardas en el alma y comienza la necrosis de la alegría y la felicidad. Por eso, cuando te quieres curar sólo tienes dos vías: gritar o susurrar; no sirve de nada hablar.

3 comentarios:

Elena P.G. dijo...

Es cierto. Hoy he gritado,mucho. Y ahora me encuentro mejor. Lo del susurro también lo practico, y sirve. Dos buenas terapias, aunque a veces me olvide de ellas...

ClothoBoBardi dijo...

Vive en ese Shhhhh... Enfermo, deseoso de susurrar, de GRITAR, y a su vez... de NO ser descubierto...Y entierra,y se entierra bajo una sonrisa forzada... No quiere preocupar a nadie. Su sentir es suyo, solo suyo...

Shhhhh... Aunque ellos estén presentes, aunque sus fotos y direcciones cuelguen de la pared... Shhhhh... Les tiene presentes, les quiere, pero no está preparado... Porque sigue enfermo, gravemente enfermo, y... no quiere hablar, NO... ni ser descubierto... aun...

GRACIAS, VICKY

Desconcierto dijo...

Ahora susurro...
Mañana gritaré

no quiero
despertar
a los vecinos

Me gustas ... Vicky