domingo, 23 de septiembre de 2012

La paz

En mi país a los campesinos se los viola y asesina brutalmente. Ciudad de atardeceres, oyes los clamores de un arribismo y clasismo perdido en el tiempo. Mientras los intocables juegan golf y toman champaña, en algún lugar secreto, en las entrañas de esas montañas verde esmeralda, clama un niño porque no lo enlisten.
 
En mi país la gente se mata y dice defender ideologías; los de ultraderecha piensan que el aborto es bueno a los 18... Cuando se ha vivido suficiente para tomar las armas y entregarse a una selva, testigo constante de este moridero que llamamos patria. Cuando era pequeño, me enseñaban que la bandera tenía tres colores: amarillo, azul y rojo, el primero por el oro y las riquezas nacionales, el segundo por los ríos y mares, el tercero... Por la sangre.
 
Los colombianos bailamos con la muerte, explotamos pólvora, celebramos, en general... Vivimos a la par de un conflicto que como la bestia del cuento, nos quiere comer a todos. Nadie vive en paz en este país, las ciudades se ufanan de una ilusión pasajera llamada seguridad: "lo único seguro que tenemos en la vida, es que nos vamos a morir". Entonces se nos olvida que somos epicentro de varios conflictos, la vanguardia de la perdición mundial.
 
Víctimas y victimarios, cárceles, plazas de toros, niños y niñas vulnerados... Ángeles caídos en un infierno de plomo, intentan encontrarle explicaciones a un pueblo de un suerrealismo tan escarlata, tan cruel y al mismo tiempo, tan frío. Es la historia de una nación constituida con base en la esclavitud, en las mentiras, en el poder, en el abuso y en el dolor.
 
No, no está bien decirlo en público... Los gobiernos se han encargado que los universitarios que salen de fiesta a discotecas de dudosa calidad, griten con furor "Colombia es pasión" y se les olvida un mundo más allá de los cerros que tutelares nos miran con curiosidad. Qué pequeñas estas vidas que anotamos en un rincón de la ciudad, un muro lleva nuestro nombre, somos amores del conflicto... Escapistas que intentan dejar atrás los ríos de sangre de una nación... De unos humanos... De los humanos.
 
 

3 comentarios:

Elena P.G. dijo...

¡Qué terrible!!!!!

ClothoBoBardi dijo...

Ocultar, mentir, engañar, estafar, manipular... Gente muriendo en la calle, gente apaleada por expresarse, gente arrestada por opinar y pensar en la vía pública, personas sin medicina, personas machacadas, tecnología mal empleada, los intocables, esclavos que los sustentan, dolor, muchísimo dolor... El mundo está extremadamente mal...

Garsil dijo...

Buenas tardes... Algún día tendremos,
sentimientos patrios anhelados,
encontrar nuestra media razón,
víctimas y victimarios sentados,
partiendo que todos ya hemos perdido.