jueves, 11 de octubre de 2012

Si algún día muero primero que tú, no te entristescas, simplemente piensa que me subí a la nave nodriza de la que vine... Piensa que quizás me aburri de añorar ese atardecer y decidí hacerlo mío. Si algún día me voy primero que tú, no debe haber culpas, ni nada... Todo, todo está perdonado. Aunque poco sonreía, fui muy feliz... Todo fue feliz. Gracias por cruzarte en mi vida. No es que algo vaya mal en mi vida, o que me quiera suicidar... Al contrario, todo está tan perfecto como nunca lo estuvo... Sólo quiero que sepas que me sentí amado, que en lo más profundo de mi extrañeza, fui feliz.

3 comentarios:

Elena P.G. dijo...

Sentirse amado, junto con amar, es la experiencia más bonita que podemos sentir. Logrado, no importa ya partir.

Garsil dijo...

Buenas tardes... Si partiera desearía
liberar las tardes y las noches,
palomas de justicia clara,
reencontrar el corazón perdido.
Gracias

ClothoBoBardi dijo...

AMAR... AMAR... A-MAR... plena infinitud...