jueves, 14 de febrero de 2013

Cuida de un árbol que el mundo no pueda cortar. Líbralo de letras con geografías cartesianas. El cielo es azul y el universo multicolor. Cuida de una semilla que el mundo no pueda aplastar, cuida de algo que te haga volar. Orgasmos en el aire, todo viene y todo va. Cuida de un sendero que te haga fantasear. Cuida de ti.

2 comentarios:

Elena P.G. dijo...

Tomo nota y sigo tus sabios consejos.

ClothoBoBardi dijo...

Es lo más importante, quererse, valorarse. Si eso no ocurre, ¿cómo cuidar de una pequeña semilla y hacer que se sienta fuerte para convertirse en un majestuoso árbol?