martes, 25 de noviembre de 2014

Yo soy el horizonte en épocas de angustia,

el hombre alucinado por el náufrago...

el descanso del ocaso que se oculta.


El ser erguido titilante en la ciudad,

desvanezco entre los cerros...

Ilumino la soledad.


Luciérnagas constelan,

los sonetos de la hierba.

Devienen autopistas,

respiran los niños.


Perderse en la ciudad,

no mirar atrás.

Sospechar de pasos lentos,

recorrer la realidad.

4 comentarios:

victoria dijo...

Hermoso y lleno de ilusión!!
Gracias por compartir
Con cariño Victoria

Vicky dijo...

Gracias por tu mensaje. Esperemos que nunca muera la ilusión.

Luz dijo...

Lo leo y confieso que este texto inspiró parte de la primera idea de la flor que te hice y de la que habrá una versión dibujada... Solo que quiero darle los matices oportunos porque me la imagino con áreas difusas y muy iluminada, llena de luz... Tú eres un ser aéreo, Vicky, luminoso, y me alegra una infinidad que internet cruzara nuestros caminos. ¡Requeteabrazos!

Vicky dijo...

Luz

La flor es hermosa, agradezco de corazón hayas tenido un detalle de tal envergadura. Gracias por lo de ser aéreo, a veces siento que soy demasiado etéreo lo cual me trae problemas a la hora de asumir la realidad.

Agradezco nuestros caminos se cruzaran, conocerte y aprender de las preguntas y respuestas que nos circundan.