martes, 3 de noviembre de 2015

Naturaleza


1. El acto más sublime del ser: volar.

2. Me confieso culpable, soy un cobarde.

3. Sin embargo, de niño disfrutaba imaginar que escaparía del colegio.

4. Mis fantasías en la universidad, giraban entorno a huir a lugares lejanos con un gran amor.

5. Y pasan los días y siento que mi vida no se mueve.

7. Entonces me encuentro un video que se titula: "Quién tenga alas, que vuele".

8. Y me parece sublime.

10. Animales domesticados, plenamente dependientes que han transportado desde notas de amor hasta cocaína, vuelan.

11. Sólo necesitaban que les abrieran la puerta y las dejaran ejercer su naturaleza.

12. Cuando llegue el día ¿he de volar también?

4 comentarios:

Blackmount dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=JBnh-CeNGzI

CrisC dijo...

Ningún día ha de llegar que no lo esté ya al alcance de la mano, perdón, de las propias alas.

Vicky dijo...

Blackmount, sí, esa canción es una versión un poco menos emocional y más entregada del acto de volar.

Crisc, es cierto, a la mano está fugarse a vivir lo que uno es realmente.

L u z C a r o b a dijo...

Volarás porque ya vuelas en cada palabra :-) Besos, Vicky.