martes, 17 de abril de 2012

En este camino

Como blogger he hecho amigos y amigas. Muchos amigos y amigas. A eso de los 16 años decidí escribir un blog, inspirado por un programa en el cual creaban uno: aquí estoy, tan sólo unos cuantos años después. Aquí he llorado, me he enamorado, he enloquecido y odiado. He visto gente que se va... Siempre me llamaron la atención aquellos dominios donde no escriben desde hace años y se ve una palabra reveladora.

He vivido en el cuerpo de personas que buscan liberarse de su éxito, de escritoras desesperadas por el mundo, de mujeres hermosas que trotan tras el horizontes, he conocido sexólicos, violinistas, arquitectos... Transexuales, en general semidioses descubriendo que crean sus vidas. Amo leer algo tan íntimo como la vida misma plasmado en un lugar abierto a los mil anónimos; amo compartir mi anonimato.

Inclusive he leído espacios escritos por personas que trascendieron a la realidad física. Leí un precioso... Hermosísimo blog escrito hace diez años. Inspirado en "Vicky", busqué y encontré otro nombre similar de alguien que le gustaba leer sobre budismo, que sentía compasión por los animales... Tan sólo escribió un año, suficiente para dejarme ese vacío gigante en el alma.

Poco a poco he ido aprendiendo a decir adiós, ya que la distancia es una ilusión. Sigo aquí en pie de lucha, no porque sea valiente, sino porque soy cobarde... No puedo dejar de escribir, no puedo dejar de maravillarme con los demás, con las vidas de los otros... Cual espía encubierto... Cual cosmonauta.

A todos y todas, los amo.

Vicky

3 comentarios:

Elena P.G. dijo...

¿Por qué habría de ser cobarde quíen escribe porque no puede dejar de hacerlo? No, no lo creo.
No te quepa la menor duda: ellos, nosotros, también te amamos.
Besos

ClothoBoBardi dijo...

¡Yo también TE AMO! :-)
MUUUAC!!

Garsil dijo...

Buenas noches... Los he visto partir,
profundo abismo se deja en el corazón
como la oscuridad en el infinito,
Esta modernidad líquida no tropieza,
se van... y yo en ésta,
superfluos, agonizando.