jueves, 24 de octubre de 2013

Reencarnaré en mil cuarzos rutilados con el fuego de susurros imperceptibles. Seré la llave que abre puertas sin tallar... El cuento no leído, la bandera de una patria sin fronteras. He de nacer en el país de los sueños infinitos.

4 comentarios:

Desconcierto dijo...

Buen país...

buen texto

Elena P.G. dijo...

¡Qué bonito!: alguien tan tremendo como tú se reencarnará así, estoy segura.

Garsil dijo...

Buenas tardes... Son las fisuras de las caras,
cada cuarzo nos sigue,
abre los espacios para nuestra existencia.
Gracias

Luz dijo...

Allí quisiera nacer yo,hoy más que nunca.