lunes, 6 de enero de 2014

Sobre Túneles y Destinos

Este fin de semana caminé por Suesca, un pueblo de Cundinamarca cerca a Bogotá.  El que fuera uno de los puntos importantes de cruce de caminos precolombinos tuvo que presenciar la llegada de Gonzalo Jiménez de Quesada, la construcción de casas, el adoctrinamiento, la popularidad de escalar y el deterioro de sus caminos.

La sabana tiene una magia que nunca podré descifrar: paisajes imponentes, verdes a mil tonalidades, lagunas con historias y un silencio con susurro de aves... Iglesias con cuadros de ángeles proscritos, caminos del virreinato, piedras con insignias milenarias y habitantes con un caminar acompasado por la caricia del viento.


Historias de colonizadores se mezclan con cuentos locales de mineros del carbón, con paisajes descorazonadores de deforestación y extracción de roca. Basta caminar unos pasos para encontrar vestigios del imperio español, la nostalgia por los aventureros en búsqueda de oro y túneles de ferrocarriles nunca construidos. Letras en los arcos que desesperadamente pretenden develar un enigma de siglos pero cada misterio tiene un descubridor.


Nunca en mi vida mi rumbo había resultado tan descabezado, el año pasado fui lanzado al aire cual pájaro planeador. Entonces es cuando me pregunto por nuestras certezas y fortuna. No hace mucho que fui donde un tarotista que me decía qué senderos recorrer, me auguraba una vida llena de abundancia y la necesidad de no olvidar el mundo espiritual. A estas alturas creo que estoy lejos de ambos planetas, el de los santos y el de los ricos.



Sólo me queda esperar... Seguir pataleando, esperar un guiño del universo mientras busco en las entrañas de la vida las respuestas que hasta ahora parecían irrelevantes ¿cuál es mi camino? ¿De piedras milenarias? ¿De túneles y ferrocarriles fantasmas? ¿De minas y vírgenes protectoras? ¿Acaso la montaña? ¿El cielo? ¿Las nubes? ¿Quién seré dentro de 10 años?



3 comentarios:

Luz Caroba dijo...

No sabes cuánto te comprendo, Vicky. Un fuerte abrazo, de una mujer perdida en este inicio de año.

Luz Caroba dijo...

No sabes cuánto te comprendo, Vicky. Un fuerte abrazo, de una mujer perdida en este inicio de año.

Elena P.G. dijo...

Igual que dentro, fuera: ahora deambulas (deambuláis) en busca de lo que te/os aguarda. Pero todo se andará, se hace camino al andar. Pensad que sóis maravillos y la vida os irá dando pistas, cada día. De lo demás, ¿qué sabe nadie?: solo hay presente....