lunes, 5 de abril de 2010

Cuentos de un día azul.

Hay un lugar en el fondo del océano donde no miento, donde soy yo. Un lugar donde no hay puntos ni comas, ni palabras, ni letras... sólo estoy yo. Abajo, en la corriente termoclina, que fría lleva con serenidad de tus cabellos las memorias más azules de la soledad, ésa que guarda tus secretos, esconde algo de mí.



Muy profundo, donde la luz del sol no llega y las seguridades se parecen a las inseguridades. Aquel lugar donde no soy más que movimiento de arena, estoy esperando. Abajo, en lo más intenso del llanto, del verso, de las verdades que no piensas, está todo lo que callamos, todo lo que no nos dijimos... aquello que siempre fingimos.



Nada lento mi querido buzo, porque en ese sitio de tempestades silenciosas hay muchos "te amo" y tan sólo un recuerdo del mismo sentimiento; no miento, no soy orgulloso, no lloro, no te creo, no te odio, ni tan siquiera sé que es seguridad. En ese lugar... tal vez te diga la verdad.

1 comentario:

charlopata dijo...

Precioso...la intimidad de las profundidades, tan tenebrosa y tan fascinante. Experiencias, vidas...AZUL es la palabra. Mi admiración por expresar tanto en tan poco. Te mereces una seguidora mas. Enhorabuena